IGLESIAS SUPENDEN TODAS SUS ACTIVIDADES MASIVAS

0

RD.- Los obispos de la República Dominicana damos seguimiento a la evolución del coronavirus (COVID-19) en el mundo y el país. Ante la declaración del estado de emergencia nacional, solicitado por el Poder Ejecutivo; acogiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública (MSP) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS); y en vista de que nos encontramos como cristianos católicos en el tiempo litúrgico de Cuaresma y frente a la Semana Santa, la Conferencia del Episcopado Dominicano exhorta a seguir fielmente las siguientes disposiciones que dirigimos a nuestro pueblo de Dios por amor a la caridad cristiana y no por miedo, a fin de prevenir la propagación del coronavirus (Covid-19) para colaborar en la protección de la vida y la salud de la población.

1. Los sacerdotes deben celebrar la Eucaristía sin participación del pueblo, iniciando mañana jueves 19 de marzo hasta que cese la situación actual, intercediendo por los enfermos, orando por las familias y por todo el personal de salud para que el Señor de la Vida, nos fortalezca en esta “cuaresma involuntaria” que tenemos frente a nosotros.

Los sacerdotes deben permanecer en sus respectivas parroquias, para garantizar el acompañamiento pastoral de sus feligreses.

2. Todos los fieles quedan dispensados de asistir a las celebraciones litúrgicas durante este tiempo (canon 87 §1). En este momento, es su misión participar como Iglesia doméstica desde sus hogares orando por la situación actual, viviendo en la esperanza y confianza de que Dios nos mostrará su rostro.

3. Se suspenden todas las actividades parroquiales: la celebración eucarística y comunitaria, incluido los domingos, actos penitenciales, vía crucis, retiros, talleres y procesiones hasta que cese la situación actual,entre otros puntos.

Mientras que el Consejo Dominica­no de Unidad Evangélica (Codue) informó que los cultos evangélicos estarán suspendidos por 15 días debido a la propagación del coronavirus Covid-19.

Según el Codue, los feli­greses deberán celebrar los cultos en sus casas, hasta que se reanuden en las igle­sias evangélicas.

El presidente del Codue, Feliciano Lacen, hizo un lla­mado y sugiere a pastores y líderes de la comunidad cristiana en las diferentes provincias del país que rea­licen reuniones de oración entre las familias.

“Hacemos la motivación a los miembros de la enti­dad para que el próximo lunes 23 de marzo, nos in­tegremos desde nuestros hogares al Día Nacional de Oración en todo el país, en favor de la nación domini­cana y el mundo para ro­gar a Dios que haga su vo­luntad entre las diferentes familias, principalmente las más vulnerables”, dijo Lacen.


------------------------------------------------------

------------------------------------------------------