Historia del teléfono celular [Interesante]

0


Martin Cooper, el ingeniero conocido como el padre del teléfono móvil, fue quien hizo la primera llamada telefónica en 1973 en la ciudad de Nueva York.

Pocos inventos recientes han cambiado nuestro mundo tanto como el teléfono móvil o celular, particularmente, el de los dueños de los 4.780.000.000 que hay hoy en día en el planeta.

Una cantidad respetable para un artilugio que fue usado por primera vez en la historia hace menos de medio siglo.

“Para el público, sonaba como ciencia ficción: habíamos estado amarrados con un cable a la casa o al escritorio durante 100 años”, recuerda Cooper en conversación con la BBC.

“Sin embargo, nosotros pensábamos que la gente era fundamentalmente móvil, que quería estar conectada en cualquier lugar en el que estuvieran. Por eso teníamos que crear un aparato, nunca antes hecho… y lo tuvimos que hacer en un plazo de 3 meses”, relata.

Se dice que fue el pequeño dispositivo portátil llamado ‘el comunicador’ que utilizaban los personajes de “Star Trek”, el programa de televisión de ciencia ficción de los años 60, el que inspiró a Cooper.

“Antes del celular, cuando hacías una llamada telefónica, estabas llamando a un lugar; ahora, llamas a una persona, y ese es un cambio profundo”, destaca.

El prototipo del primer teléfono portátil que Cooper y su equipo presentaron en el hotel Hilton de Nueva York en abril de 1973 era muy diferente al delgado dispositivo plegable de Star Trek, el reloj futurista de Dick Tracy o el celular en el que probablemente estés leyendo esta historia.

“Medía unos 25 x 5 x 10 centímetros y pesaba más de un kilo, y sólo podías hablar durante 20 minutos antes de que se le acabara la batería. La gente se ríe de él, pero era lo mejor que se podía hacer en esa época”.

Cooper sólo se dio cuenta de la dimensión del cambio que su creación había generado después de unos años: “cuando salieron al mercado otros modelos que competían; cuando había filas de personas comprándolos; cuando me di cuenta que en los países del Tercer Mundo había más teléfonos móviles que fijos”.

“Fue entonces que supimos que habíamos tenido razón”, valora.

Al preguntarle a Cooper cuánto ganó con su invento, responde que “en términos de satisfacción, muchísimo”; en términos de dinero, no tanto.

“Cuando empecé a trabajar en Motorola, firmé un documento que decía que todas mis creaciones eran propiedad de la firma, y por ellas me pagaban US$1”, cuenta Cooper.

“Fue el mejor negocio que hice jamás: Motorola me trató muy bien y el mundo ha sido muy amable conmigo”, le dijce al programa de la BBC Click.


------------------------------------------------------

------------------------------------------------------